fbpx

La crisis actual ha afectado desde el principio al comportamiento de los consumidores, que ha evolucionado a medida que la situación avanzaba. En unas circunstancias tan complejas, los anunciantes han tenido que exprimir su cerebro para enviar mensajes acertados y bien acogidos por el público. Todo esto, teniendo en cuenta la delicadeza de la situación y la necesidad de crear campañas que, más que vender, comunicaran un mensaje. Una vez nos encontramos en una situación más desarrollada, ¿qué esperamos ahora de las marcas?

En primer lugar, durante los meses iniciales la mayoría de marcas han querido transmitir mensajes de apoyo. Eso sí, sin olvidar las peculiaridades y rasgos diferenciales de la propia marca.

De esta manera, los creadores de contenidos se han esforzado por leer las necesidades de su target y tomar decisiones en consecuencia. Del mismo modo que durante el inicio de la pandemia los consumidores valoraban positivamente aquellas empresas que enfocaban sus esfuerzos en producir bienes esenciales, con el avance de la situación han surgido comportamientos muy distintos.

En consecuencia, una vez tenemos la sensación general de haber pasado la peor parte de la pandemia, la audiencia espera el apoyo de las marcas desde lo práctico y la normalidad. Es importante considerar este salto como una necesidad. Así, podremos dejar de lado recursos enfocados solo a la Covid-19 para focalizar la atención en la recuperación social y económica.

 

Lo que es cierto es que este parón generalizado ha supuesto problemas en cuanto a la liquidez de muchas empresas. Aún así, a su vez, es también una oportunidad para regenerar la reputación de las mismas tomando iniciativas adecuadas.

 

En esta tesitura es muy importante no “desconectar”, estar atentos y actuar de forma ágil en función de lo que el cliente requiere de nosotros en cada momento.

Por otro lado, un fenómeno curioso que ha ido de la mano del confinamiento es el interés de los consumidores por otras marcas que no son las habituales. La cantidad de horas en casa ha permitido a muchas personas la opción de explorar la red y descubrir nuevas empresas que desconocían. De hecho, muchos de estos consumidores que se han tirado a la piscina confiando en nuevas compañías aseguran seguir haciéndolo en un futuro.

 

En definitiva, podríamos englobar las principales expectativas del consumidor en la necesidad de un valor útil, la de la comprensión y empatía y la de lo práctico.

 

Tampoco podemos olvidar el valor añadido que están adquiriendo los comercios locales. Este ha sido propiciado por la solidaridad hacia los pequeños empresarios y sus dificultades. A su vez, también, por la cierta reticencia que se ha generado hacia los productos que vienen “de más lejos”. Esto se explica por el sentimiento general de temor en referencia al desabastecimiento de productos esenciales, que ha hecho que muchos consumidores apuesten por los negocios más cercanos, los cuales les aportan más confianza en este sentido.

Como podéis ver, muchos son los factores que han afectado /y seguirán haciéndolo) al valor de nuestra marca y a la experiencia del consumidor. Sabiendo qué esperamos ahora de las marcas, desde Media Needs os animamos a no bajar la guardia y estar atentos a los movimientos y peculiaridades de la situación. Recuerda que, si necesitas impulsar tu negocio, darle un nuevo enfoque o simplemente explimirlo, ¡nosotros podemos ayudarte y guiarte!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies