Cada cierto tiempo un concepto se pone de moda y se convierte en la nueva obsesión de las marcas. Ahora, la empatía es la nueva palabra de moda y es el nuevo elemento con el que todos empiezan a jugar. Tal y como apunta un análisis de ADAGE, un directivo del sector, la empatía se ha convertido en la palabra de moda en el mundo del marketing durante el 2017. Los últimos movimientos publicitarios virales han potenciado mucho mas la empatía en sus campañas. De hecho, los consumidores buscan una relación cada vez mas especial con las marcas y quieren que estén cada vez mas próximas a ellos. Quieren sentirse próximos a las marcas. En definitiva, quieren que las marcas sean mas empáticas con sus problemas, alegrías y con su día a día.

No es sorprendente que las marcas hayan detectado esta necesidad y, por eso, tengan mucha mas cura a la hora de tratar el tema. Hace falta decir que la empatía es muy susceptible ya que pretende conectar directamente con las personas y puede dar resultados excelentes pero también nefastos.

Una vez las marcas tienen la empatía del cliente, hace falta mantenerla pero, cómo lo consiguen? Las marcas han de realizar acciones y motivar a los clientes para generar este sentimiento. En realidad, una vez llegados a este punto, a lo mejor la marca ha de empezar a pensar como una persona y no tanto como empresa o marca. Tiene que ponerse a la piel del consumidor.

Finalmente, las marcas no han de confiar y tienen que evitar pensar que la empatía es una especie de elemento mágico en el que cabe cualquier cosa y que todo se puede solucionar. Como suele pasar, la empatía es una tendencia, pero no va a pasar mucho tiempo hasta que aparezcan muchas otras más.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies